lunes, 10 de agosto de 2009

Soledad


(A mi colega sevillano, Antonio Cattoni )

Siempre con su cara de pena, su cabeza declinada por el dolor de la sinrazón, con sus manos entrelazadas, rodeada siempre por un jardín de blancos claveles y de las oraciones de quienes depositan en Su corazón los secretos más íntimos que a nadie se podrían confesar. Tan solo a Ella, a esa rosa de pasión que un lejano siglo llegó a Badajoz para convertirse en reina y patrona, en patrona y reina, pero sobre todo en la Madre que a todos cobija bajo su manto de amor y confianza.

Soledad le dicen, Soledad le llaman, aunque nunca está sola. Hasta su Ermita llegan ríos de de fe desde los cuatro puntos cardinales de la ciudad porque quieren ver su cara, sus ojos, sus labios lacrados, su tez limpia, su porte de reina, el perfil de su elegancia, el resplandor de su hermosura…

Y como si de un Jueves Santo se tratara, su peculiar plazuela se convierte en templo porque se presiente su presencia, se respira su aliento, se quiere ver la luz de su mirada, la silueta de su sombra, la plenitud de su condena.

Pero, ¿Quién eres tu Soledad señora y madre de Badajoz? Se podría escribir tanto y tanto; el pecho que me cobija, la suavidad de tu dulzura, la impronta de tus ojos, delirio de los que te lloran, agua para mi sed, perfume para mis días, amanecer de mis noches oscuras, caricias para mis penas, mi bálsamo, mi faro, mi guía, mi refugio, mi fuerza, mi baluarte, el sustento de mi vida.

Sí, tú, Soledad. Virgen entre las Vírgenes. Eternamente venerada por quienes nos consideramos tus hijos. Los que hasta tu coqueta capilla llegamos ansiosos de verte, de ofrecerte las más humildes plegarias, en muchos casos, sin pedirte nada a cambio, como mucho, poder volver a contemplarte en la madrugada de las glorias, suavemente mecida por tus anónimos costaleros o en la quietud de tu barrio milenario rodeada de promesas porque, como Él afirmó, la resurrección está cerca, muy cerca.

Aún así, seguirás siendo la Soledad a la que, desde nuestra más tierna infancia, nos adoctrinaron a venerar. Quizás porque, con tan solo mirarte, hasta nuestro corazón llega un rayo de esperanza. De tu divina Esperanza.

Gabriel Enrique Sardina Sánchez.

9 comentarios:

alamares dijo...

Amigo Gabriel cada articulo que escribes hace que yo espere con mas ansiedad el siguiente.
Gracias de corazon amigo.

Gabriel Enrique Sardina Sánchez. dijo...

Gracias a tí Alamares por tu incansable labor en favor de nuestra Semana Santa.

Isabel dijo...

Nadie sabe mejor que una Madre que ha perdido a un hijo o aquella que lo espera , lo que es la Soledad, Soledad de una madre, Madre de La Soledad. Estupendo artículo amigo, otra vez has arrancado mis lágrimas y has hecho que desee que pase ràpidamente el tiempo para que llegue el mes de septiembre y poderla portar en mi hombro y rozar mi cara con su manto y allí contarle todos esos secretos que solo comparten las madres.

Anónimo dijo...

Magnífico, tanto en su continente como en el contenido. Enhorabuena a su autor.

Anónimo dijo...

Que la Santísima Virgen de la Soledad te de salud para poder seguir leyéndote.

Anónimo dijo...

Creo que ya tenemos pregonero para la próxima Semana Santa.

Luis Manuel Leal Villares dijo...

Pues mira,no se me habia ocurrido que fuera pregonero,pero estaria muy bien.El amigo Gabriel sabria llegarle a la gente,porque de Semana Santa entiende un rato,y ademas desde pequeño la ha vivido.Seguro que pronto le llegan ofertas no solo para pregonar la Semana Santa de Badajoz,sino de distintas cofradias o distintas ciudades.
Por cierto el articulo de esta semana,al igual que los anteriores genial.Escribir de mi Soledad,es ponerme la piel de gallina,como cada Viernes Santo al llevarla sobre mis hombros.

Gabriel Enrique Sardina Sánchez. dijo...

Una vez más gracias a todos los que escribis estos comentarios inmerecidos hacia mi persona. Que Dios, hermanos, os lo pague.

Anónimo dijo...

Gracias, al autor de esta entrada por su escrito.De mi Virgen, LA SOLE,para los que nos hemos criado en el Casco Antiguo,y LA esperábamos sentado en el bordillo de la acera verla pasar.Llevada por esa gente buena que se veían una vez al año, el VIERNES SANTO. Con el izquierdo por delante, para esos costaleros, para los de hoy en día que saben sufrir cada VIERNES SANTO,aunque cada año queden menos, pero algunos quedan todavía que bebieron de aquellos ROBLES,y saben cumplir con la tradición del VIERNES.Para todas estas personas,aparte de modas como la SEÑORA,etc....eso en Sevilla queda muy bien,con todos mi respetos y que nadie se sienta por aludido.Las tradiciones son para respetarlas y conservarlas. Nunca, seis palabras significaron tanto: Acompañamiento,Hermandad,
Recogimiento,Paz,Sentimiento y Amor... y digo seis palabras por decir un número, porque LA SOLE es eso y mucho más...
Que LA SOLE te de la fuerza y energía necesaria para seguir escribiendo cosas tan bellas como estas últimas palabras que le has dedicado.
Denegroyazabache, un abrazo.

Related Posts with Thumbnails